Historia de nuestra empresa

En el transcurso del año 1972 Alejandro Ruperez Latorre, trabajador de la cooperativa del taxi y grúas propias en Barcelona durante 7 años, decide fundar su propia empresa de grúas en Badalona, el primero y pionero del ramo en la ciudad.
Conociendo perfectamente las carencias y las necesidades del sector, en las que la asistencia en carretera incluida en la póliza de seguro obligatorio era inexistente, decide empezar con dos camiones de la marca Ebro, uno chato con pluma y toma de fuerza, y el otro con morro con pluma pero a presión, impensable con los coches de hoy ya que sería imposible remolcarlo sin romperle algo. No tardaría en tener que aumentar la flota y en darse cuenta que se estaba produciendo un cambio en el sector respecto al tipo de vehículos que se podían utilizar para realizar la asistencia, introduciendo en flota un  Avia  plataforma, mucho más versátil, y cómodo a la hora de trabajar, pudiéndolo utilizar para transportar maquinaria.
Ya en los años 80 con seis grúas se incorpora a trabajar su hijo mayor que le ayudaría en el negocio hasta finales de la década. Tras una mala época sus otros dos hijos varones entran en el negocio con una perspectiva diferente a lo que puede dar de sí una empresa de grúas, introduciendo flota nueva con visión de futuro, como plataformas anchas y largas reforzadas, portacoches convertibles en grúas, y muchas más posibilidades que  le dan sus vehículos.

Grúas Latorre es un empresa familiar que ha perdurado en el tiempo gracias a su buen trato y servicio al cliente.